Fallas comunes del Ford Ranger: Problemas, Averías y Soluciones

El Ford Ranger es un vehículo popular, pero como con cualquier vehículo, puede experimentar problemas y averías. En esta publicación, identificamos las fallas más comunes del Ford Ranger y ofrecemos soluciones para cada problema.

Desde problemas con el motor hasta problemas con la transmisión, cubrimos todo lo que necesita saber para mantener su Ford Ranger en buen estado. Sigue leyendo para conocer más sobre las fallas comunes del Ford Ranger.

Ford Ranger

El Ranger de Ford ha demostrado ser un modelo confiable y duradero desde su primera producción en 1982. Después de una pausa en su producción, ha regresado en 2018 con más fuerza que nunca. Con cuatro generaciones ya en su historial, el Ranger es un vehículo que ha dejado huella en los Estados Unidos.

Los expertos en automóviles señalan que, aunque el Ranger tiende a depreciarse alrededor del 40% al cumplir cinco años de uso y con un promedio de 13,500 millas anuales, sigue siendo una buena inversión en el mercado.

Lo mejor del modelo 2020 es su calificación total de 82 sobre 100 en diferentes plataformas, ganando incluso el premio a la calidad por tener el menor número de problemas reportados por cada 100 propietarios que han tenido el vehículo durante 90 días.

El Ranger es considerado una excelente opción gracias a su potencia, durabilidad y capacidad de carga, con una valoración de 4 sobre 5 en diferentes encuestas. En cuanto al consumo de combustible, el motor de 168 caballos de fuerza de freno tiene una media de 34 millas por galón, mientras que los modelos con el motor de 210bhp están en 30,7mpg.

El costo medio anual de mantenimiento es de $615 dólares, y según los informes de los usuarios, el vehículo solo necesita reparaciones no programadas una media de 0,2 veces al año o una vez cada cinco años. Además, la probabilidad de que el problema sea grave es solo del 12%.

Fallas comunes

El Ford Ranger es un vehículo bien valorado en términos de fiabilidad, pero como cualquier otro coche, presenta problemas que deben ser considerados antes de comprar uno. De hecho, hay algunos años del modelo que presentan más problemas que otros, y es importante conocerlos para evitar caer en una mala compra.

En primer lugar, los modelos que debes evitar si estás en el mercado de un Ford Ranger de segunda mano son el 2001, 1999 y 1986. En particular, el 2001 tiene problemas como fallos en la transmisión, cambios bruscos y la luz de sobremarcha que se enciende y apaga.

Además, muchos de estos problemas ocurren incluso antes de que el vehículo alcance las 100.000 millas. Por si fuera poco, el Ford Ranger 2001 tiene nueve retiradas oficiales.

Otro modelo que presenta problemas es el 2020, que fue reportado como de conducción rígida. Por su parte, el Ford Ranger 2019 tuvo problemas que incluyen una vibración inusual a bajas velocidades, problemas de frenos de servicio y problemas de control de velocidad del motor y del vehículo.

Pero además de estos modelos específicos, existen algunas fallas comunes del Ford Ranger independientes del año, como son:

    • Fallas en las bujías
    • Problemas con las bobinas de encendido
    • Problemas con el sistema eléctrico
    • Fugas de líquido de transmisión
    • Problemas con la caja de cambios automática

Es importante investigar y conocer los problemas y fallas comunes del Ford Ranger antes de comprar uno, y así evitar sorpresas desagradables que podrían causar disgustos y gastos inesperados en el futuro.

Problemas con la dirección

Los propietarios de Ford Rangers 2007 nuevos se han enfrentado a un problema común en el conjunto de la dirección. Muchos han informado que escuchan y sienten ruidos y chasquidos, incluso después de haber tenido el vehículo durante unos pocos días a un mes.

Ford respondió con el boletín de servicio técnico (TSB) número 19844, que se suponía que solucionaría el problema con una nueva versión del conjunto de la barra de dirección. Sin embargo, algunos conductores y mecánicos han descubierto que esto no resolvió el problema por completo.

En algunos casos, otros componentes de la dirección, como el eje intermedio y la cremallera de la dirección, también tuvieron que ser sustituidos para resolver completamente el problema.

Es importante que los propietarios de la Ford Ranger 2007 estén al tanto de este problema y lo aborden de manera oportuna, para evitar cualquier riesgo en la conducción y para garantizar la seguridad de los pasajeros.

Si experimentas este problema en tu vehículo, es recomendable que consultes con un mecánico de confianza y que sigas las recomendaciones de Ford para solucionar el problema.

Recuerda que la seguridad en la conducción es esencial para evitar accidentes y problemas graves. Mantener tu vehículo en buen estado y atender cualquier problema que surja de inmediato es crucial para garantizar una conducción segura y cómoda.

Problemas Comunes con el Motor en el Modelo 2004

Los problemas de motor pueden ser una pesadilla para cualquier propietario de un vehículo. Si tienes un modelo 2004, probablemente ya hayas notado varios problemas comunes con el motor, y la queja principal es la dificultad para encenderlo.

Los propietarios de este modelo han notado una serie de síntomas, tales como temblores en el motor, baja compresión, pérdida de potencia e incluso paradas inesperadas. Estos problemas pueden ser muy molestos y causar un gran inconveniente mientras se conduce.

El boletín TSB 05-26-3 se emitió para los modelos del año 2004 al 2006 equipados con el motor Vulcan 3.0L-2V, y señaló que los problemas del motor se deben a la recesión del asiento de la válvula de escape. Esto ha llevado a la activación de los códigos de problemas de diagnóstico P0300 a P0306 y P0316, y la lámpara indicadora de mal funcionamiento se enciende.

Si te encuentras entre los propietarios afectados, la reparación recomendada era la sustitución de las culatas. Asegúrate de llevar tu vehículo a un mecánico de confianza para hacer la reparación adecuada y evitar mayores problemas en el futuro.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los problemas de Arranque en Frío y Ralentí en el Ford Ranger?

Los propietarios de Ford Ranger han sido testigos de un problema común en su vehículo: el arranque en frío es difícil y el ralentí es inestable.

Este problema se ha reportado en los modelos desde 1991 hasta 2008. Para el modelo 2003, los conductores también señalaron la presencia de humo excesivo en el tubo de escape, alto ralentí durante el arranque y el apagado del vehículo en ralentí.

Además, algunos conductores han notado una disminución en los niveles de agua del radiador y aceite del motor, lo que requiere un llenado frecuente. Lo que se sabe es que el problema podría estar relacionado con la válvula de derivación del aire de ralentí, por lo que es importante revisarla periódicamente para mantener el buen funcionamiento del vehículo.

Si eres dueño de un Ford Ranger y enfrentas problemas de arranque en frío y ralentí, es importante que lleves tu vehículo a un taller mecánico profesional para una revisión y ajuste adecuados. De esta manera, podrás evitar problemas adicionales y mantener tu vehículo en buen estado.

¿Cuáles son los problemas de transmisión en la Ford Ranger 2002?

La Ford Ranger 2002 es un modelo de camioneta que ha tenido varios problemas relacionados con la transmisión. Uno de los principales inconvenientes reportados por los conductores de este modelo es el cambio de marchas irregular, el cual se caracteriza por cambios bruscos, pérdida de velocidad y la intermitencia en la luz de sobremarcha.

La transmisión de este modelo ha sido objeto de varias reparaciones y revisiones, sin embargo, muchos propietarios han señalado que la reconstrucción de la transmisión no ha solucionado el problema. Afortunadamente, algunos conductores han encontrado soluciones efectivas a este problema. De acuerdo con los testimonios, la reparación del cuerpo de la válvula y de los solenoides ha sido una solución efectiva para el cambio de marchas irregular.

Es importante mencionar que, a lo largo del tiempo, se han emitido varios TSBs o bulletins técnicos de servicio sobre la transmisión del modelo 2002 de la Ford Ranger, con los números 02138, 02191, 16148 y 16064.

Estos boletines proporcionan información a los técnicos de servicio sobre los problemas conocidos y las soluciones disponibles para la transmisión del modelo en cuestión.

Es importante destacar que este problema no se limita únicamente a la Ford Ranger del 2002, ya que también se ha reportado que el modelo del año 2007 presenta cambios erráticos en la transmisión.

Si eres propietario de una Ford Ranger 2002 o 2007 y estás experimentando problemas de cambio de marchas irregulares, te recomendamos que consultes con un técnico de servicio certificado y consideres la reparación del cuerpo de la válvula y de los solenoides como una posible solución.

¿Cómo se produce la ralentización del motor extremadamente alta?

Si eres dueño de una Ford Ranger de los modelos 1990 a 2010, es posible que hayas notado que la velocidad de ralentí del motor es más alta de lo que debería ser.

Este problema se ha observado en varios vehículos, especialmente después de un arranque en frío en los vehículos de transmisión automática o cuando el embrague en una transmisión manual se desacopla.

Si bien puede parecer un problema menor, la ralentización extremadamente alta del motor puede afectar el rendimiento de tu vehículo y, en última instancia, llevar a problemas más graves.

Una posible solución para solucionar este problema es actualizar el software del módulo de control del tren motriz (PCM) en tu Ford Ranger. Si bien esto puede requerir una visita al taller, puede ser una solución efectiva a largo plazo.

Si no se aborda adecuadamente, la ralentización del motor puede llevar a problemas más graves. Por lo tanto, es importante tomar medidas para solucionar el problema lo antes posible. La actualización del software del PCM puede ser una solución efectiva y asequible que ayudará a restaurar el rendimiento de tu vehículo y evitar problemas futuros.

Conclusión

El Ford Ranger de tercera generación obtuvo una calificación aceptable para la prueba frontal de solapamiento moderado del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS). Los reposacabezas y asientos recibieron la máxima calificación de bueno.